Notas sobre el Libro – y CD Rom- Homenaje a Octavio Uña Juárez

LA OPINIÓN – EL CORREO DE ZAMORA / DOMINGO, 23 DE MAYO DE 2021

Entre los sinsabores desgraciados que nos va dejando esta pandemia que ya dura como los adioses interminables, hay uno que es el de sentirnos perdidos entre pequeños e inapreciables olvidos, como injustos vacíos, una desazón que apenas viste el recuerdo ausente de los amigos, que nos deja sin su abrigo, abocados a mantener solos nuestra actitud, nuestro punto de vista ante tanto acontecer sin sentido, sin contrastarlo con su imparcialidad, su severa mirada o su paciencia.

Octavio Uña Juárez

De igual forma sucede con los libros, esos otros amigos de los que hemos estado deshabitados en algunos momentos, sin su palabra cálida, sin su ayuda para sostener una memoria que nos permita soportar los momentos esenciales de la vida que vamos construyendo día a día. Sin embargo, en los días de la pasada Semana Santa ha llegado a mis manos, aunque con retraso evidente, pues ya salió publicado en noviembre de 2019, el libro homenaje a Octavio Uña Juárez. Un tributo de profesores, estudiosos y amigos nacionales e internacionales al profesor, al poeta y al investigador…

INTELLECTUM VALDE AMA , es decir, “ama intensamente la inteligencia”, es el título que le ha dado su coordinador -editor- y maestro de ceremonias, Rafael Lazcano González, historiador, bibliógrafo, polígrafo y editor de libros además de un experto conocedor de la Orden de San Agustín, donde no por casualidad recaló hace muchos años nuestro Octavio Uña, justo en el monasterio de El Escorial, uno de sus profundos amores.

No se puede en una sencilla reseña periodística como esta sembrar un libro noble de por sí, con palabras eruditas de estudioso -que apenas alcanzamos- para un lector diario. Así que pasaremos las hojas de los apartados que lo componen, extrayendo las más zamoranas, las que más abundan en su sensibilidad de poeta, nacido en Brime de Sog, allá en los valles de Vidriales del norte zamorano, adonde Roma asentó sus campamentos para defender el oro del Bierzo y a su capital Astorga. Y claro, también nos detendremos en las que comenten la oportunidad de la fama y sabiduría del ilustre profesor de sociología e investigador. De un origen humilde al saber también humilde .

“De esta tierra y de este olvido / yo canté mi cancionero”, dice Octavio en su Escritura en el
agua. Y por ello no olvidamos reseñar la pena, o la queja de esta tierra que se refleja en las páginas dedicadas a su poesía en el libro-homenaje.
Quizás la solidaria comunidad de sus gentes se le escapara a la tierra zamorana, entre la injusta condena a la soledad a la que la deja postrada su sumisión al poder, por respeto o lealtad según se mire; tal vez su conformismo -casi modorra- por aceptar las leyes y la mano foráneas, no siempre justas. El caso es que dará motivo, como sucede
con la poesía de Octavio Uña, para plasmar su Castilla, plaza mayor de soledades, dejando patente la queja y sinrazón de esta tierra mal tratada por los de dentro y los fuera.

Empezó ya en Antemural: “¿Juráis por este brillo no cansado de la espada, / no haber matado al pueblo, / no haber tapado / la boca de tomillo de mis gentes, / ni sobre sus gruesas lentas / manos rajadas por las hoces / apoyado abandonos?”

Y siguió en Usura es la memoria donde nos deja un retrato de la tierra que le duele: “Ya vino el trigo al muelo perdida la memoria / y cuando el bieldo agita, solo aire / levanta. / Aire al aire. / Como vuelo / sin pájaro.” Versos de delicadeza en medio de la severidad, que le permiten mantener la esperanza: “Mi sangre te soñó libre”.

Aparte de poesía, el libro de Homenaje, tres volúmenes -también recogidos en un CD-Rom- y editados por Rafael Alejandro Lazcano González, se divide en varias partes según el vínculo del profesor Uña o sus comentaristas con las instituciones universitarias y académicas, destacando, en todo caso, su aportación universitaria a la consolidación de la Sociología a la luz de la Comunicación, como una disciplina asentada y reconocida. También encontramos artículos que toman como base el recuerdo, ya personal, ya de su trabajo intelectual; o su labor docente e investigadora, sus estudios sobre otras culturas, alejadas de la nuestra como la africana o la orientalista; y su labor de divulgador y gestor cultural en el Ateneo madrileño o en El Escorial.

El Homenaje, a lo largo de los tres volúmenes, queda así dividido, para una fácil lectura, en nueve apartados, con el fin de escoger mejor el modo de llegar a los artículos y estudios o a los temas y autores. Nos han llamado la atención, al margen de los relativos a su obra o su labor investigadora, los dedicados a la Sociología, la Ciencia Política y la Gestión Pública, y el último, que se ocupa de la Comunicación y las Nuevas Tecnologías .

Le dedican desde simples felicitaciones por su labor intelectual y creativa hasta pequeños estudios y ensayos sobre su obra, o recuerdos afectuosos, así como comentarios a su poesía o a sus otros libros, más de estudio y reflexión, destacando su labor europeísta, su mirada sobre Castilla, su pedagogía o sus estudios religiosos.

Entre quienes le dedican homenaje, resaltan además de los profesores de reconocida labor y sesgo internacional, el ex-director de la RAE, Darío Villanueva, escritores de prestigio como Luis Alberto de Cuenca, Antonio Domínguez Rey, Javier Lostalé, Apuleyo Soto, Joaquín Benito de Lucas, o Ignacio Gómez de Liaño, tan filósofo como poeta… Algunos otros le ofrecen estudios sobre temas que el profesor zamorano alentó o despertó, como la simbología de Luis Buñuel, o la hondura del trato -social- en Baltasar Gracián o Lope de Aguirre; también abriendo caminos como el papel del periodismo en la comunicación, la publicidad o la reflexión política de los modelos actuales, dentro de la crítica social o la sensibilidad ante las desigualdades; o mirando, oportunamente, a un futuro donde la democracia quizá sea electrónica y digital. Sin que falte el recurso al recuerdo cariñoso o la anécdota, como los de la actriz Mary Paz Ballesteros o el de José Luis Galicia, uno de los sobrinos de León Felipe.


Aunque para terminar preferimos subrayar aquí a los zamoranos que dejaron la muestra del encuentro -y su intensidad- con la labor profesional de Octavio Uña, su trabajo intelectual o su faceta creativa: Amando de Miguel, Marcos Antón, Concha Pelayo, Jesús Hernández, Andrés Pino, Eloy de Prada (+), Carmen Ferreras, José Antonio Lera, Gerardo González o Agustín Remesal. Y hasta hay un recuerdo especial de Antonio Barrón, su compañero de pupitre en la escuela de Brime. El trabajo reseñado de todos ellos trae, aparte de la relación profesional o el estudio, el aprecio por el amigo.

Desprovistos podremos estar de libros, pero no habitados de silencios, como han dejado patente ese elenco de zamoranos festejando a otro zamorano. Enhorabuena y anhelos al libro y al homenajeado para llegar lejos.

Manuel Ángel Delgado. Profesor de Literatura

  1. Intel Intellectum valde ama. Ama intensamente la inteligencia. Homenajeal Profesor Octavio Uña Juárez, Catedrático de Sociología y Filosofía, Escritor y Poeta; Rafael Lazcano Editor, Imprenta Taravilla, S.L., Madrid, 2019, pp. 2037. ©rafael.lazcano@gmail.com
  1. Aquí está recogida toda su obra: https://www.octaviounajuarez.es/
  2. Se puede seguir una descripción detallada de los tres volúmenes hecha por el profesor José Mora Galiana en: http://desarrolloliberador.blogspot.com/2019/12/ama-intensamente-la-inteligencia.html

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: